14 meditaciones para el despertar de la consciencia

El libro «14 meditaciones para el despertar de la consciencia» nos propone en forma de 14 meditaciones, una serie de dinámicas meditativas con las que seguir adentrándonos en el maravilloso mundo de la meditación y el despertar de la consciencia.

Con el habitual estilo didáctico y con un lenguaje sencillo y accesible, el autor nos propone diversas formas de trabajar con nuestra respiración, nuestro cuerpo y nuestra mente, inspiradas en técnicas ancestrales de tradiciones meditativas budistas, el yoga hindú o el Qi Gong chino. De la misma manera, nos dirige hacia la liberación de bloqueos mentales, emocionales y/o físicos, y nos abre la puerta hacia la sanación.

Con un enfoque totalmente práctico, el libro 14 meditaciones para el despertar de la consciencia, es una herramienta perfecta para trabajar y desarrollar nuestra capacidad meditativa y nuestra consciencia.

Si estás buscando un libro con el que seguir aprendiendo nuevas formas de meditar y estimular tu práctica diaria, ¡este es tu libro!

Puedes comprar 14 meditaciones para el despertar de la consciencia en:

Aquí tienes la introducción al libro de meditación, 14 meditaciones para el despertar de la consciencia:

«Este libro tiene varios propósitos: el primero es ofrecer una serie de dinámicas de meditación para que nuestra mente tenga un trabajo que hacer y así utilicemos su inercia activa en nuestro beneficio, ya que hay días en los que sencillamente sentarse a observar nos resulta muy complicado por la gran actividad que hay en nuestra mente. El segundo es seguir trabajando con la respiración, el cuerpo interior y otras técnicas complementarias para seguir despertando y arraigando la consciencia de nuestra respiración y de nuestro cuerpo, que son las puertas más grandes para la práctica de la meditación. El tercero es incluir otras técnicas aprendidas e inspiradas en métodos ancestrales como son la meditación budista, especialmente la zen y la tibetana, la meditación y el yoga hindú o el Qi Gong chino, más dirigidas hacia la liberación y la sanación de estados alterados y bloqueos de nuestra mente, de nuestras emociones y de nuestro cuerpo físico. Y el propósito fundamental: enseñar más elementos con los que jugar a la hora de meditar para seguir desarrollando nuestro potencial meditativo y adentrarnos más profundamente en el despertar de la consciencia. Todo ello desde mi experiencia como estudiante, practicante y profesor de meditación.

Para poder aprovechar convenientemente este libro, es necesario que estés familiarizado con el lenguaje y las técnicas descritas en el libro “un pequeño curso de meditación”, en adelante upcdm, o al menos, que ya tengas cierta destreza con la práctica de la meditación y, en concreto, con la observación de la respiración y del cuerpo interior. Además, debes tener ya una rutina diaria (o casi diaria) de meditación, en caso contrario, algunas dinámicas meditativas te pueden resultar un ejercicio demasiado complejo en el que la práctica de la meditación probablemente pierda el sentido en sí misma. En cualquier caso, también puedes utilizar este libro como estímulo para meditar a diario aunque ahora mismo no lo estés haciendo. En mi experiencia no hay mejor manera que adoptar una disciplina diaria de meditación -aunque sea por unos minutos- para que la práctica sea provechosa.

Las catorce dinámicas meditativas que aquí reúno están ordenadas en una secuencia determinada. La secuencia tiene su sentido, por lo que te recomiendo que sigas el orden que se te propone en tu primer contacto con el libro. Puedes repetir cada meditación las veces que quieras en el transcurso de la secuencia. Como probablemente habrás comprobado en tu práctica, algunas meditaciones te resultan más complicadas y otras menos; con algunas llegas muy profundo y con otras menos. Con este libro no va a ser menos: no dejes que las que te sean complicadas condicionen tu continuidad con el libro o con la repetición de esa misma meditación en otra ocasión. Ya habrás comprobado en tu propia práctica que, ejercicios que nos son complicados y obtusos un día, nos pueden resultar sencillos y reveladores al día siguiente… o quizás pasado un tiempo. Una vez hayas realizado toda la secuencia utiliza las meditaciones a tu gusto; es más, te animo a que las modifiques, las unas, las mezcles; que sean herramientas en sí mismas con el sentido y el uso que tu experiencia haga de ellas. Como ya dije en upcdm, la meditación es una experiencia personal; el método de otro solo sirve para ir por un camino en el que otro aprendió, pero no olvides tomar el tuyo propio.

Aunque, como he dicho anteriormente, tu rutina de meditación debe de ser diaria para trabajar convenientemente con estas meditaciones, este libro no tiene por qué ser practicado diariamente, pero tampoco establezcas una rutina menor a una vez por semana antes de completar todas las meditaciones. Por otra parte, la duración que te propongo para todas las dinámicas meditativas está pensada para la práctica diaria y siempre como una duración mínima; a todas ellas se les puede dedicar mucho más tiempo, sin olvidarnos además de que después de las dinámicas propuestas podemos quedarnos simplemente observando el campo de consciencia surgido y soltar toda técnica: simplemente observar.

A la hora de practicar los ejercicios de meditación que te propongo, es recomendable que reserves un tiempo generoso para la lectura de la meditación: dedica un tiempo sin prisas de ningún tipo a la lectura del ejercicio con una actitud relajada y pausada. Como verás más adelante, vas a tener que memorizar distintas secuencias, por lo que ir relajándote a la vez que lees, te ayudará a ir entrando en disposición para la meditación, conectar con el ejercicio y además te facilitará el memorizar la secuencia sin tensión mental. En cualquier caso, al final de cada ejercicio te incluyo un resumen con los puntos clave para facilitarte la memorización de la secuencia, pero no desaproveches la oportunidad de leer el ejercicio con una actitud meditativa y sin prisas.

Por último agradecerte de todo corazón que estés ahí… meditando contigo, conmigo, con nosotros.» [14mpdc 1]

© José Javier García Muñoz – upcdm.com